fbpx

El autocuidado

claves para tener una buena autoestima

PRE-TEXTO (el origen y el porqué de este artículo)

Quizás no lo leíste (o lo pasaste por alto) pero hace unos días, en una publicación en IG (ESTA) te compartía el sentir -de mierda- que vengo atravesando y cómo le estoy haciendo frente a estas turbulencias.
Te aseguro que en otro momento de mi vida este sentir no hubiera cambiado TAN rápido. Es más, conociéndome y sabiendo de mi tendencia a victimizarme, lo más probable es que una semana (y dos, y tres, incluso algún mes) no hubiera sido suficiente para reequilibrarme.
Para volver a estar bien.
Y no te estoy hablando de milagros ni de fórmulas mágicas, sino que te hablo de fórmulas magistrales (como las boticarias, viste?) : Un remedio íntimo y personal basado en mis propias particularidades y necesarias individuales que sirven, como si de un jarabe para la tos se tratara, para volver a centrarme, en épocas o momentos de terrible oscuridad.
Todavía no estoy preparada para compartir mi aprendizaje -lo sigo digiriendo- pero sí lo estoy para compartir el ingrediente base de esta fórmula magistral: el autocuidado personal.

Sí, ya sé. Lo de fórmula mágica sonaba más genial, pero ya estamos grandecitas para venderle la moto al personal. ¿Verdad?
La magia existe, pero es como decía Picasso con el tema de la inspiración; para que ocurra, tienes que ponerte a ‘trabajar’. Y para mí, en este caso, trabajar significa hacerte cargo de tu propio bienestar.
Si esperas que las cosas cambien ‘por arte de magia’ o si esperas que ‘algo pase’ y todo vuelva a su lugar… sigue esperando sentada. Las cosas pasan cuando una pone de su parte para que pasen.
Esa es la verdad. Todo el resto es endulzarte el oído con falsas promesas de felicidad.

Dicho esto y porque hay mucha tela por cortar, quiero darte paso al artículo de esta semana/quincena/whatever en el que te comparto MI FÓRMULA, te enseño cómo crear la tuya y te facilito varias herramientas para que de una vez por todas te pongas manos a la obra y te dediques tiempo de calidad.
Tiempo para tu bien-estar. Para tu salud mental. Para tu salud física, emocional y psíquica.
Para que comiences a darle forma a tu propio concepto de felicidad.

A tu disposición tienes un audio de unos 11 minutos, varias fichas descargables con propuestas de hábitos saludables y una ficha más con mi ‘morning ritual’.

Deseo de todo corazón y con toda mi alma (estoy muy sensible estos días) que esta info te resuene y te sirva de gasolina para empezar o para volver a reconectar con esa parte íntima y necesaria llamada ‘autocuidado personal’.
Como siempre, no esperes frases o ideas wonderfulianas porque no las vas a encontrar. Con lo que sí vas a tropezarte es con una dosis de realidad y con una serie de propuestas que -llevadas a cabo- funcionan de verdad.

H O L A. En este artículo te voy a mostrar qué es el autocuidado, las 6 tipologías que existen y algunas pautas y hábitos que puedes empezar a cultivar si consideras que es necesario :)

Este vídeo en verdad es un audio así que puedes escucharlo como tal sin estar pendiente de la imagen porque lo único que se ve es la portada. Te dejo un índice del contenido, así además de ver de qué va, también (y capaz) puedes ir al punto que te interese en particular, aunque son solo 11 minutos, así que te recomendaría que lo escuches hasta el final.
Gracias!

ÍNDICE:
0.50‘: ¿Recibiste clases de higiene mental? Jummm, yo tampoco
2.25’: Los problemas de salud mental (y como pasamos de ellos)
3.04‘: Autoestima y autocuidado, primas hermanas
4.07’: Autocuidado. Lo del cuidado sí, lo del ‘auto’ ya tal…
5.57‘: Desmitifiquemos el autocuidado, coño.
7.03’: MI (y tu) propia fórmula.

tipologías de autocuidados

Tal y como te comentaba en el vídeo, aquí tienes las fichas de cada una de las tipologías de autocuidados. En ellas tienes información y propuestas de hábitos para cultivarlos.
Puedes pinear la imagen sin problema (muchas gracias por adelantado) así como descargar la ficha en PDF desde el botón marcado.

Por si no se leen bien, los 6 tipos de autocuidado son:

autocuidado físico, emocional, intelectual, espiritual, social y sensorial

‘morning rituals’

Morning rituals son, obviamente, rituales matutinos.
Para mí, una manera de poder mantener un hábito el tiempo suficiente hasta integrarlo como parte de mí (esto significa que ya no tengo que pensarlo sino que forma parte de mi kit de herramientas) es a través de los rituales.
En este artículo NO voy a entrar en profundidad en este tema, sí que lo haré más adelante, pero a modo de spoiler/resumen te puedo decir que ritualizar actos cotidianos no es nada excéntrico o extraño, de hecho los humanos celebramos un sinfín de rituales, algunos tan sorprendentes como la Navidad.
Los rituales son actos de consciencia. Son una manera infalible de focalizar nuestra atención y tener mayor presencia. Cuando unx realiza sus tareas diarias bajo una mirada ritualizada, esos actos adquieren una dimensión casi mágica (aquí si que hablamos de Magia de verdad) y nos reportan otro tipo de resultados. Son pequeños actos que nos nutren el alma, y si nuestro objetivo en esta vida es ser felices y vivir una vida serena y plena… esos pequeños rituales se tornan MUY necesarios.
Dicho esto, déjame desmontar dos mitos más: No es necesario ritualizar absolutamente todos tus actos, y no necesitas dedicarte exclusivamente a esto durante todo el tiempo.
Es algo más simple. Yo hago un ritual matutino porque son mis mejores horas del día y ahí es que aprovecho para canalizar y enfocar toda mi energía. Y durante el resto del día lo que hago es hacer mini cortes de 5-10′ para descargar y recargar.
Como ves aquí abajo te he dejado otra infografía con esto del ritual matutino, siéntete libre de descargarla, pinearla o compartirla. Puedes hacerlo sin problema.

También verás que justo al lado te propongo un ejercicio para que crees tu propia rutina matutina. No necesitas más que 10-15 minutos diarios en algún momento del día para crear tu propio espacio ritual.

Te propongo que tras ver mi ‘morning ritual’ diseñes el tuyo. 


Para ello, solo vas a necesitar una libreta o un papel y algo con lo que escribir. ¿El qué? Pues un listado de todas esas cosas que sabes que de buena mañana te pueden hacer bien. Algunas porque ya las has probado y otras porque se las oído a alguien que te ha dicho que a él/ella le funciona super bien.
Una vez tengas este listado, selecciona aquellas que consideres (honestamente) que son las que más necesitas a día de hoy. No te pido que escojas las más exóticas o extravagantes, sino esas cinco o seis acciones que sean beneficiosas para ti y con las que te comprometas a realizarlas a diario. Seguramente sepas de alguna que te iría de perlas pero te da pereza o te saca de tu zona de comfort… inclúyela. Si es algo que atenta contra tus valores personales NO, pero si son solo excusas del ego… inclúyela. La incomodidad nos ayuda a crecer.
Y ahora, cuando ya tienes tu listado en limpio, sólo necesitas una cosa más: comprometerte contigo misma. 
Y no importa si fallas mañana, lo importante es que pasado mañana lo vuelvas a intentar.

materiales complementarios

La quote que ves a continuación es de cosecha propia (puedes pinearla sin problema), sin embargo el vídeo NO es mío. Es de Marta León de @foodgreenmood.
Por sincronías de la Vida justo ella hablaba del autocuidado en los Stories de hace unos pocos días y le he pedido su vídeo prestado para que te inspire y porque al fin y al cabo, es un resumen -hermoso y gráfico- de todo lo que hemos estado hablando. 

Pin It on Pinterest