fbpx

Llorar es de fuertes

Hay que ser fuerte. La vida es dura. Llorar no sirve de nada y tampoco te aporta solución alguna. 
No creo andar muy errada si digo que -casi- todos hemos mamado estas creencias.
Y ¿Sabes qué pasa? Que y UNA MIERDA.

Que ser fuerte cansa, que nos llevamos al límite y que llorar no es rendirse. Que a veces la vida en minúsculas exige demasiado y ni nosotras, ni quienes nos rodean, son/somos conscientes de la sensación de vacío a la que eso nos lleva.
Y también que NO. Que no hace falta ponerse el mundo por montera y cargar con su peso sobre las espaldas. Que puedes relajarte. Que podemos relajarnos. Que no hace falta estar en alerta permanente porque ahí es donde la mayoría pierde el norte y no se da cuenta.
Que ser fuerte no es ser omnipotente, es ser consciente de nuestras capacidades límites y prioridades. Porque ser fuerte es saber priorizarse y saber que tenemos derecho a decir NO y BASTA. Que no vas a asumir más responsabilidades. Que necesitas descansar y estás en tu derecho a pedir tu parte porque quien necesita de ti, debe saber y comprender que también tú le necesitas y es importante. 
Ser fuerte es estar bien con una misma, es cuidarse y respetarse y saber soltar aquellos lastres que impiden nuestro avance y son una carga -extra- que no le sirve a nadie. 
Ser fuerte es por encima de todo AMARSE y amar a los demás, y no, no es una muestra de egoísmo sino de fortaleza, equilibrio y bien-estar.
Y sí, ser fuerte también es darte, darme y darnos el gusto de llorar y crear nuestro propio espacio, íntimo e individual, para nuestro desahogo personal. Para escucharnos, para atendernos, para secarnos las lágrimas, tomar decisiones y seguir avanzando por la senda de la Vida en mayúsculas. La VIDA real. La Vida en la que las lágrimas son vividas como herramienta de limpieza emocional.

Pin It on Pinterest